Fecha:20 abril, 2024

Retos de la cadena de frío

La cadena de frío, que comprende la preparación, almacenamiento y transporte de productos perecederos como alimentos y medicinas, requiere un cuidadoso control de temperatura y humedad para garantizar su seguridad y calidad hasta llegar al consumidor final. Sin embargo, la complejidad de esta cadena de suministro, que involucra proveedores, fabricantes, transportistas y vendedores, puede verse afectada por cambios repentinos en la demanda, escasez de materiales y otros factores. De hecho, se estima que cerca del 14% de los alimentos se pierden cada año debido a problemas en la primera etapa de la cadena de suministro.

En particular, los productos más delicados como alimentos, fármacos y productos químicos requieren un control riguroso de la temperatura. Los alimentos, por ejemplo, deben mantenerse a cierta temperatura para evitar la proliferación de bacterias y llegar en óptimas condiciones al consumidor final. Por su parte, los medicamentos pueden sufrir cambios en su estructura molecular si se exponen a temperaturas fuera de su rango recomendado, lo que compromete su eficacia y la salud de quienes los consumen. La vacuna contra el Covid-19, por ejemplo, debía almacenarse a temperaturas muy bajas, por lo que fue un reto para los gobiernos y las farmacéuticas poder hacer llegar las vacunas a la población.

La cadena de frío incluye tres componentes clave

El embalaje térmico

Consiste en un material aislante para reducir el riesgo de contaminación y deterioro de los productos, es fundamental en todo el recorrido por la cadena de suministro.

Almacenamiento en frío

El almacenamiento en frío, que implica la refrigeración de los productos en bodegas o centros de distribución, cuenta con instalaciones diseñadas para minimizar la entrada de calor durante el recibo y el embarque.

Transportación refrigerada

La transportación refrigerada utiliza vehículos especialmente diseñados para mantener la temperatura de los productos durante todo su recorrido, gracias al sistema de refrigeración y al aislamiento térmico que ayuda a mejorar la eficiencia del sistema y protege los productos en caso de fallos en el equipo. Los almacenes de refrigeración pueden ser de dos tipos, refrigerados o congelados, y su uso depende de las especificaciones de conservación del producto.

Según expertos en el tema, los costos logísticos representan entre el 15 y el 20% de la cadena de frío. Esto incluye el almacenamiento, la trazabilidad de los sistemas de transporte y la temperatura.

Aspectos importantes de la cadena de suministro fría

Existen algunos aspectos importantes a considerar en la cadena de frío: planeación de la distribución, selección adecuada de vehículos y logística inteligente.

Con una buena planificación, se pueden evitar demoras innecesarias y garantizar la integridad de la mercancía. Es importante seleccionar los vehículos adecuados, teniendo en cuenta el nivel de enfriamiento, el consumo de energía y la capacidad de carga. La logística inteligente, basada en rutas inteligentes, evita tiempos de espera prolongados y retrasos que pueden impactar en el transporte refrigerado. La tecnología permite hacer un monitoreo constante de los vehículos, lo que ayuda a los clientes a activar un plan de contingencia ante cualquier eventualidad y reducir así las fricciones en la cadena de frío.

Cada año se pierden cerca del 14% de los alimentos a nivel mundial debido a problemas dentro de la primera etapa de la cadena de suministro. Implementar una logística inteligente dentro de la cadena de valor del transporte en frío puede reducir los costos logísticos hasta en un 30%, reduciendo los kilómetros recorridos y el número de vehículos utilizados para cada entrega, lo que contribuye a hacer frente a las pérdidas de alimentos y a alcanzar modelos de negocio más sostenibles para el futuro.

En conclusión, la cadena de frío es esencial para garantizar la calidad y seguridad de los productos perecederos, pero enfrenta desafíos debido a la complejidad de la cadena de suministro y las especificidades de cada producto. El control riguroso de la temperatura a lo largo de la cadena es clave, y para ello se requiere una combinación de embalaje térmico, almacenamiento en frío y transportación refrigerada.

Lee el artículo La industria del transporte cada vez más rentable en México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *